Cómo afrontar el estrés financiero

Cómo afrontar el estrés financiero

General

Para muchas personas las preocupaciones financieras son una fuente constante de ansiedad, lo cual es comprensible dada la inseguridad de la economía actual. Es importante recordar que preocuparse no resuelve mucho, pero responder a la pregunta de cómo superar los problemas financieros sí ayuda.

Los beneficios monetarios de lidiar con los problemas financieros, como ahorrar más y pagar las deudas más altas, mejorará no solo tus ganancias, sino también tu estado de ánimo en general. Entre menos te preocupes de lidiar con tus finanzas y asuntos de dinero, más podrás gozar de la vida.

Así es como puedes ayudar a reducir el estrés generado por el dinero y motivarte para tomar el control de tus finanzas.

  1. Identifica las causas de tu estrés

Ya sea que te has dado cuenta de que necesitas tomar en serio los ahorros para la jubilación o estás lidiando con un problemático saldo de tarjeta de crédito, es importante reconocer cuál es la causa de tu ansiedad. Anota las tres causas mayores de tu estrés financiero para saber lo que está enfrentando.

  1. Da un giro positivo

Tu actitud puede ayudarte a mantenerte motivado para resolver los problemas financieros. En lugar de estancarte en la idea de que nunca saldrás de las deudas, imagina la cantidad de estrés que disminuye conforme tu deuda se hace más y más pequeña. Es importante creer que en efecto puedes lograrlo.

  1. Sé realista

Determina lo que puedes lograr razonablemente y dedícate a ser constante mes tras mes. Hazte una promesa: “Cada mes gastaré menos y esa diferencia la usaré para mi deuda, y que mi saldo disminuya por lo menos $100”. Así como las dietas rápidas o una nueva rutina intensa de ejercicio pueden causar agotamiento, no debes establecer metas financieras demasiado ambiciosas que podrías abandonar en algunas semanas o algunos meses.

  1. Aprovecha tu ingreso al máximo

El creer que simplemente no tienes dinero suficiente para cumplir tus metas no te permite lidiar con tus problemas financieros. Enfócate en aprovechar al máximo tus ingresos gastando de manera inteligente.

  1. Pasos pequeños son clave

Tal vez no puedas reducir $500 de un solo gasto, pero podrías identificar cinco gastos mensuales de los que puedes reducir $100. No te sientas culpable si fallas. No siempre es fácil apegarse a un presupuesto, y tal vez habrá días en los que flaquees. Si eso pasa, recuerda lo mucho que vas a lograr al alcanzar sus metas. Después, revisa tus tendencias de gastos para ver por qué gastaste de más. Tal vez tengas que cambiar tu presupuesto o tu comportamiento, y si no puedes ir a una tienda de deportes sin comprar algo, evítalas.

  1. Sé honesto contigo mismo

Recibir el apoyo de aquellos cercanos a ti, puede ayudarte a mantenerte enfocado. Las tareas difíciles se hacen más sencillas con el apoyo de tus familiares y amigos, así que comparte tus metas con ellos. No hay nadie mejor que los que amas, confías y respetas, para incentivarte y recordarte la razón de tu sacrificio.

 

Fuente: https://bettermoneyhabits.bankofamerica.com/es/debt/how-to-overcome-financial-problems

Evita malos ratos, conoce quién será tu potencial arrendador

Evita malos ratos, conoce quién será tu potencial arrendador

General

Cuando vas a arrendar un bien, generalmente, el arrendatario busca conocer quién eres a través de cartas de recomendación o revisando tu historial de crédito. Esto les permite protegerse de personas que pueden tener malas referencias o un mal comportamiento en el pasado.

Pero ¿quién protege a los arrendatarios? La mayoría de las personas nunca considera hacer un chequeo de un potencial arrendador antes de firmar el contrato de arrendamiento, y este error puede generarte dolores de cabeza y costarte tiempo y dinero a futuro.

Te damos algunas guías sobre cómo puedes conocer quién te arrendará la propiedad:

  1. Busca información pública de la persona:

Puedes revisar información sobre la situación judicial de la persona para ver si ha cometido algún delito, ha violado alguna ley, o si ha tenido algún juicio pasado con arrendatarios. Esto te dará una idea si es una persona en la que puedes confiar.

  1. Habla con vecinos:

Mientras estás buscando un lugar para arrendar, timbra en las puertas de vecinos y habla con ellos para conocer un poco más sobre el propietario del bien. Pregúntales si han interactuado con el propietario, y si lo han hecho, cuál fue su impresión. Si ha dado mantenimiento al lugar, o si han tenido problemas con la persona.

  1. Contáctate con la administración del vecindario o edificio

Consulta si la propiedad está en buen estado y si está al día en el pago de alícuotas.

  1. Inspecciona la propiedad

Debes estar muy atento al momento de conocer la propiedad y darte cuenta de cualquier daño que exista. Si la propiedad está en mal estado, esto quiere decir que el propietario no le da importancia a hacer reparaciones. Busca defectos importantes como humedad, fugas de agua, ventanas rotas, y otras fallas que pueden hacer al bien poco habitable.

  1. Haz las preguntas correctas

Hacer preguntas inteligentes al arrendador puede darte algunas alertas. Algunas preguntas que puedes hacer son:

  • ¿Qué se incluye en la renta? Un arrendador confiable será transparente en explicarte lo que incluye en la renta: algún servicio básico, la alícuota, parqueadero, etc.
  • ¿Cómo se harán reparaciones? Esta pregunta es importante ya que querrás tener un arrendador que responda rápido si surge un problema en el bien, como un problema con las tuberías o con la electricidad. Debes conocer desde el inicio quién se hará cargo de las reparaciones.
  • Pide que describe a su arrendatario ideal. Escucha con detenimiento, para ver si tú te ajustas al perfil que busca.
  1. Verifica si la persona es dueña de la propiedad

Confirma que la persona que va a arrendar el bien es realmente el dueño de la propiedad. Puedes buscar en agencias donde se paga impuestos de la propiedad, o en el registro de la propiedad. Esto te permitirá conocer si el arrendador es legítimo y no alguien que se hace pasar por el dueño para hacer una estafa.

Fuente: www.learnvest.com

Test: Responde estas 5 preguntas importantes sobre el manejo de tu dinero

Test: Responde estas 5 preguntas importantes sobre el manejo de tu dinero

General

Autora: Michelle Guerrero

Hay mucha desinformación cuando se trata de dinero. Los mitos financieros pueden hacer que te preguntes qué es realmente cierto.

¡Así que te ponemos a prueba hoy con nuestro test! Comprueba tu conocimiento sobre algunos de los asuntos de dinero más importantes, y aprende una o dos cosas para mejorar tu salud financiera este año.

  1. ¿Cuánto dinero mínimo debo tener ahorrado en un fondo de emergencia?

A) Utilizaré mi tarjeta de crédito en una emergencia

B) 1 mes de gastos

C) 3 meses de gastos

D) 12 meses de gastos

RESPUESTA: C

La mayoría de las personas querrán ahorrar lo suficiente para cubrir los gastos de tres meses. Si trabajas por tu cuenta propia o te enfrentas a ingresos impredecibles, puedes considerar aumentar el dinero que tienes en tu fondo de emergencia.

Por supuesto, ahorrar tanto dinero puede parecer desalentador, especialmente si estás empezando desde cero. Infórmate sobre como iniciar un fondo de emergencia.

  1. Verdadero o falso: Utilizar siempre tu tarjeta de crédito, mejora tu puntaje crediticio.

RESPUESTA: Falso.

El 44% de los millennials cree que pagar mensualmente un valor por el uso de la tarjeta de crédito mejora su puntuación crediticia.

No es necesario que estés endeudado para tener una excelente puntuación. Si mantienes un bajo índice de utilización de crédito, esto te permite tener un mejor puntaje crediticio. Para lo que debes pagar el monto total de consumo al mes, o el mayor porcentaje del valor que utilizaste, no te conformes con el pago del monto mínimo.

  1. ¿Cuál de las siguientes es una forma de reducir tu deuda?

A) Negociar un refinanciamiento de tu deuda

B) Consolidar tu deuda

C) Recortar gastos innecesarios para pagar la deuda

D) Todas las anteriores

RESPUESTA: D

La mejor manera de vencer la deuda es usar cada herramienta que tengas a tu disposición. El refinanciamiento y la consolidación pueden ayudar a reducir tu tasa de interés. Esto significa que una mayor parte de tu dinero irá a tu balance principal en lugar de a los altos costos por intereses.

Además, una estrategia de reducción de deuda es una mejor administración de gastos para destinar el dinero que se iba a gastos innecesarios para eliminar tu deuda rápidamente.

  1. ¿Cuándo es el mejor momento para comenzar a ahorrar para tu retiro?

A) Después de pagar todas tus deudas

B) Después de ahorrar suficiente dinero para comprar una casa

C) Después de haber contribuido a los costos de la educación de tus hijos

D) En este momento!

RESPUESTA: D

Cuando se trata de ahorrar para tu jubilación, el mayor activo que tienes es el tiempo. Gracias al interés compuesto, ahorrar temprano significa ganar más por cada dólar que contribuyes.

Y puedes ahorrar para tu futuro mientras estás luchando por alcanzar otras metas financieras, como el pago de la tarjeta de crédito, deudas de préstamos estudiantiles o pagar la universidad. (Recuerda: hay muchas opciones de financiamiento disponibles para la universidad, pero no puedes obtener un préstamo para cubrir la jubilación).

¿No sabes cómo ahorrar para tu jubilación? Aquí conoce tips para ahorrar y estés listo para tu jubilación.

  1. ¿Qué tipo de inversiones deberías elegir para tu dinero?

A) Póliza de acumulación

B) Fondos de inversión

C) Bienes raíces

D) Depende de tu plan financiero

RESPUESTA: D

Antes de comenzar a invertir, debes crear un plan: ¿Cuánto tiempo planeas dejar tu dinero en el mercado? ¿Qué objetivo tienes para tu dinero? ¿Cuánto riesgo estás dispuesto a asumir?

Cualquier inversión que desees realizar debe reflejar directamente tus necesidades individuales, línea de tiempo y tolerancia al riesgo.

Formas de reducir tus gastos de arriendo

Formas de reducir tus gastos de arriendo

General

Autora: Michelle Guerrero

Si te encuentras buscando un nuevo apartamento, es probable que destines gran parte de tu sueldo para el pago del arriendo, especialmente en las zonas urbanas. De acuerdo con la regla de oro debes gastar solo el 30% de tu sueldo en vivienda.

Pero si debes elegir entre gastar un poco más o no tener un lugar para vivir, debes procurar no gastar más del 40% para que tengas dinero para otros gastos esenciales, ahorrar para tus metas financieras, pagar tus deudas o ahorrar para la jubilación.

Si estás más cerca del 40% de lo que quisieras estar o lo superas, y te preocupa regresar a vivir con tus padres, no te asustes. A continuación, encuentra seis maneras de lidiar con la renta costosa, ya sea para que te quedes en tu lugar actual o busques un nuevo lugar para arrendar.

  1. Recorta tu gasto global

Hacer un presupuesto es como hacer dieta: no siempre es divertido, pero si tienes un plan y eres constante, al final recibirás tu recompensa. Esto significa saber cuánto gastas en las cosas necesarias, como los servicios básicos y el arriendo, y en diversión, como salir a cenar o ir al cine.

Si todavía no haces un seguimiento a tus gastos, el primer paso es saber en dónde gastas tu dinero mensualmente. Puedes hacer esto observando tus movimientos bancarios y estados de cuenta de tus tarjetas de crédito de los últimos tres meses, para ver cuánto estás gastando en tus gastos fijos (aquellos que no varían mucho de mes a mes) y tus gastos variables (como la comida y entretenimiento que no siempre son consistentes).

Después debes ver qué áreas de tu presupuesto puedes recortar. Si el arriendo no es una opción, es posible que debas realizar algunos ajustes en tu día a día para liberar algo de dinero. Tal vez debas llevar tu propio almuerzo al trabajo, o tomar más a menudo transporte público. Considera esta decisión como una compensación para que puedas seguir pagando tu renta, así como invertir dinero en tus metas de ahorro a corto y largo plazo.

  1. Busca un agente inmobiliario

Un agente inmobiliario te puede ayudar a buscar apartamentos que coincidan con tu ubicación, precio y requisitos de tamaño, enviar solicitudes de arriendo en tu nombre y negociar el precio de la renta con su respectivo propietario. Además, un agente puede tener acceso a propiedades en arriendo que todavía no se encuentren en el mercado, lo que te dará más oportunidades de encontrar el lugar adecuado para ti, tanto en ubicación como en precio.

  1. Negociar un arriendo más económico

La capacidad de negociar dependerá de cómo se encuentra la situación actual del mercado: si muchas personas quieren adquirir el mismo lugar, el propietario no va a bajar su precio. Pero para las áreas con menor demanda, se puede negociar para obtener un lugar más económico.

En primer lugar, debes conocer cuánto tiempo ha estado el bien ofertado en el mercado. Si la oferta ha estado en el mercado por más de 30 días, vas a tener más posibilidades de negociar puesto que el propietario deseará conseguir un arrendatario pronto.

Al momento de entrevistarte con el propietario del lugar, lleva referencias como una carta de un propietario anterior que indique que pagas el alquiler a tiempo, mantuviste la propiedad en buenas condiciones y entablaste una buena relación con los vecinos.

Ofrecer firmar un contrato de arrendamiento de dos años en lugar de un contrato de un año, puede funcionar a tu favor; puesto que ahorras la molestia al propietario de buscar un nuevo inquilino en un año.

  1. Otros beneficios financieros

Si el propietario no está dispuesto a ceder en el precio del arriendo, hay otros costos que puedes negociar. Solicita al propietario que dentro del valor de arrendamiento se incluya la cuota del condominio mensual. También si planeas renovar tu contrato de arrendamiento, pide al propietario que se incluya una cláusula que indique que no habrá incremento en el valor del arriendo para el nuevo año.

  1. Encuentra un compañero de cuarto

Considerar vivir con un compañero de cuarto te da la posibilidad de dividir tus gastos de vivienda mensualmente, lo que puede reducir tus costos fijos a la mitad.

Puedes buscar en distintos sitios web o consultar con tus conocidos si saben de alguien de desee compartir una vivienda.

Es importante que tengas en mente que, si firmas un contrato de arrendamiento con un compañero de cuarto, debes mantener un contrato con tu compañero en donde se explique claramente sus expectativas, y acuerden que es lo que cada uno debe pagar.

  1. Alquila tu espacio

Puedes alquilar tu departamento o inclusive una habitación a los viajeros, a través de páginas web, como Airbnb.

Por lo tanto, si viajas con frecuencia por motivos de trabajo o tienes vacaciones planificadas, puedes considerar arrendar tu espacio para obtener ganancias. Sin embargo, asegúrate de revisar tu contrato de arrendamiento; puesto que algunos de estos contratos prohíben subarrendar a los inquilinos, también deberás tomar en cuenta las leyes de tu ciudad.

Razones para educar a niños y niñas en finanzas y las ganancias de hacerlo

Razones para educar a niños y niñas en finanzas y las ganancias de hacerlo

General

Los niños tienen un largo camino y mucho que aprender. ¿Qué necesidad de educarlos con algo tan complejo como las finanzas tan pronto? Si es así como piensas, lamentamos informarte que estás en un gran error. De alguna forma u otra, todos debemos relacionarnos con el dinero en algún punto de la vida. Por tanto, existen varias razones de peso para tomar la decisión de educar a los niños y niñas sobre el manejo del dinero, vas a ver cómo las ganancias en sus vidas son innumerables.

A continuación, te damos las razones y ganancias más importantes:

  1. No merecen todo en la vida: Son niños, sabes que te pedirán que les compres y les regales muchas cosas. Aquí está tu oportunidad para sentarte a hablar con ellos y les enseñes que tener dinero no se trata de comprar lo primero que se quiere en el momento y que los lujos deben de ser muy de vez en cuando y si realmente lo quieren. Cuéntales algunas de las formas en las que administras el dinero y lo afortunados que son de tenerlo. Si en cambio les das todo lo que te piden se volverán impulsivos y nada reflexivos lo que puede llevar a graves problemas financieros en el futuro.
  2. Pueden volverse más generosos: Una vez que entiendan que el dinero debe de ser cuidado y bien administrado, cuéntales un poco de los niños que no han tenido las mismas oportunidades que ellos. ¿Una buena forma de hacerlo? Llévalos por lo menos una vez al año a orfanatos o asociaciones en las que puedan convivir con niños de bajos recursos o cada seis meses animarlos a donarles un juguete.
  3. Serán muy sencillos: Después de negarles muchos caprichos y hablar con ellos múltiples veces sobre el dinero (vas a requerir de mucha paciencia), te darás cuenta de que en el trato con sus amigos y compañeros será muy positivo pues serán niños de carácter sencillo que saben que vale más la generosidad que tener todas las cosas materiales que quieran. Tú dedica cierto tiempo a comunicarles lecciones sobre finanzas y estrategias de ahorro e inversión. Sé un ejemplo para ellos, pues el ejemplo es una de las mejores maneras de educar.
  4. Alcanzarán sus metas financieras: Una vez que estén acostumbrados a evitar gastos impulsivos y se hagan el hábito de la moderación, podrán trabajar con mayor concentración y tendrán mejores estrategias para cumplir sus metas. Puede ser que sean muy jóvenes, aún así debes de comenzar a invertir tiempo en sus sueños a pesar de que todavía no los tengan muy bien definidos. Además de eso, los niños son el futuro del país y la economía; así que dales un empujoncito al cambio.
  5. Tomarán mejores decisiones financieras: A la hora de tomar decisiones financieras, la familia juega un rol realmente importante. Particularmente, muchas de las decisiones económicas trascendentales que deben ser tomadas dentro del hogar están sujetas a garantizar el bienestar de toda la familia. Los niños son expertos observadores que analizan cada movimiento que ocurre en su entorno, especialmente cuando se trata de la administración y manejo del dinero. Una buena educación financiera en las primeras etapas de la vida marcará una gran diferencia en el comportamiento y decisiones que tomarán como adultos al momento de manejar sus recursos – compra de su vivienda, auto, estudios, viajes, etc.

Finalmente, educar e involucrar a los niños en las finanzas del hogar, así como comenzar a formarlos para que sean adultos con mayor bienestar financiero, es quizá la tarea que mayor impacto tendrá dentro de una sociedad como la nuestra que, hoy, se ve consumida en el endeudamiento y la falta de control de las finanzas personales.

 

Fuente:

https://blog.kubofinanciero.com/los-ni%C3%B1os-y-las-finanzas-por-qu%C3%A9-debes-darles-educaci%C3%B3n-financiera

¿Cuándo es más inteligente arrendar una casa que comprar?

¿Cuándo es más inteligente arrendar una casa que comprar?

General

Autora: Michelle Guerrero

El convertirse en propietario de una casa es un importante hito financiero para muchas personas.

Comprar una casa puede ser realmente costoso. Debes estar seguro antes de realizar lo que probablemente será la compra más grande de tu vida. Por lo tanto, si estás decidiendo si estás listo para comprar o simplemente estás convenciendo a tu familia que no desperdicias tu dinero al alquilar, a continuación, encuentra 8 situaciones cuando es más inteligente arrendar que comprar una casa.

  1. Puedes mudarte en pocos años

Comprar una casa requiere mucho dinero, como la entrada, los impuestos municipales, gastos notariales, inscripción en el registro de la propiedad, cuotas del condominio, y después de cierto tiempo, arreglos y muebles.

El vender una casa también implica gastos, como avalúos, remodelación del inmueble, costos de mudanza y comisión del agente inmobiliario.

Debes tomar en cuenta el punto de equilibrio, en donde la apreciación de tu hogar compensará los costos de compra y venta. Usualmente, tarda entre cinco y siete años alcanzar el punto de equilibrio, por lo que, si planeas mudarte antes de esa fecha, el alquiler podría ser la decisión financiera más inteligente.

  1. Sobreoferta de arriendos

Puedes aprovechar la sobreoferta de arriendos y encontrar lugares que se adapten a tus necesidades por un precio bajo. Los arriendos han bajado en un 30% y 40% su precio normal, los que te permite encontrar lugares por un precio más bajo hasta en las zonas más lujosas de la ciudad. Si aún no sientes que estás listo para comprar una casa; aprovecha la sobreoferta de arriendos para alquilar.

  1. Tu trabajo es inestable

A diferencia de un alquiler, cuando eres dueño de una propiedad y tu situación financiera cambia repentinamente, no puedes simplemente romper el contrato y mudarte. Primero debes revisar la seguridad de tu empleo. Por ejemplo, si no cuentas con seguridad laboral, a tu empresa le está yendo mal, hay rumores de despidos; en estos casos alquilar una casa es tu mejor opción.

  1. Ya tienes una buena oferta en alquiler

Si la vivienda que rentas te brinda comodidades, como buen espacio, área equipada y precio de ganga. Puede ser financieramente inteligente continuar rentando e invertir el dinero que estás ahorrando. Para invertir este dinero, primero debes calcular la diferencia entre lo que estás pagando por el alquiler y lo que te costaría comprar, después establece una transferencia automática para ahorrar estos fondos.

  1. Tu calidad de vida sufriría

¿Encontrar una casa que se acomode al precio que estás dispuesto a pagar significa que vas a tener que recorrer largos tramos para llegar a tu hogar? ¿Estarás lejos de tu familia y amigos? ¿Los altos pagos por tu préstamo no te dejarán un presupuesto para disfrutar de las cosas divertidas? Al tener un panorama más claro de tu situación, puedes reconocer que, a pesar de los beneficios de ser dueño de tu casa, alquilar es lo mejor para tu calidad de vida.

  1. Tienes problemas con tu puntuación crediticia

Los requisitos que te solicitan al momento de pedir tu crédito hipotecario varían dependiendo de la institución en donde lo solicites. Al realizar cualquier tipo de préstamo y en particular tu préstamo hipotecario, revisarán tu historial de crédito.  La revisión de tu historial de crédito es uno de los principales requisitos al solicitar tu préstamo.

Si tienes una mala calificación o no cumples con los requisitos que te solicitan para tu préstamo; para este caso es mejor que rentes hasta que cumplas con los requisitos y puedas volverte propietario de una casa.

  1. No estás preparado para invertir en reparaciones

Ser dueño de una casa tiene sus ventajas, puedes decorarla como gustes y no debes estar preocupado por el pago de la cuota mensual por el alquiler. Pero el ser propietario también puede tener un lado menos atractivo, como el mantenimiento de tu hogar, como reparar goteras, cortar el césped. Cuando eres inquilino, el administrador de la propiedad se encarga de los arreglos del hogar.

Por ende, las personas que compren su casa deben estar al tanto de dinero que deberán destinar para reparaciones y mantenimiento de su hogar. Los propietarios deberían al menos esperar gastar el 1% del valor de su hogar en este tipo de arreglos. Si no estás listo para destinar este dinero para esta responsabilidad adicional, lo más probable es que aún no es el momento adecuado para comprar tu casa.

  1. Eres nuevo en el área

¿Acabas de mudarte a la ciudad?  A pesar de que estés financieramente listo para comprar tu casa, en estos casos es aconsejable alquilar al inicio para que conozcas el área y un vecindario que se adapte de mejor manera a tus finanzas y estilo de vida. Querrás tener en cuenta dónde están subiendo los precios de las casas, dónde están las escuelas (incluso si no tienes o planeas tener hijos; esto ayuda a su valor de reventa), tus viajes diarios y otras preferencias personales.

En conclusión, debes tomar en cuenta los 8 escenarios propuestos antes de comprar tu propio hogar, para que una vez que hayas analizado el panorama estés seguro que estás haciendo la mejor inversión para tu futuro.

Fuente: Learnvest

Términos importantes que debes conocer si tienes una tarjeta de crédito

Términos importantes que debes conocer si tienes una tarjeta de crédito

Crédito General

A continuación, se presentan los términos más importantes de una tarjeta de crédito, que te ayudarán a usarla mejor:

  1. Cupo: Es el monto de crédito asignado que se puede gastar en la tarjeta de crédito. Hay cuatro tipos de cupo detallados en el estado de cuenta:
  • Cupo aprobado – Es el monto total de crédito asignado.
  • Cupo utilizado – El monto de dinero utilizado hasta la fecha.
  • Cupo disponible – La diferencia entre cupo total y utilizado.
  • Cupo de avances – Una parte del cupo total que se puede destinar a un avance.
  1. Avance de efectivo: Un crédito que se puede sacar en efectivo en una agencia del banco que emitió la tarjeta o por cajero automático. El avance en efectivo es cargado a la tarjeta de crédito y tiene un costo por el uso de este servicio.
  1. Fecha de corte: Es el día en que se genera el estado de cuenta.
  1. Fecha de pago: Es la fecha máxima de pago antes de caer en mora, usualmente es 15 días posterior a la fecha de corte.
  1. Saldo total a pagar: Corresponde a todos los gastos realizados con la tarjeta hasta la fecha de corte. Este monto es el que se recomienda pagar cada mes.
  1. Tasa de interés Es la tarifa que cobran las instituciones financieras por prestar dinero. La tasa máxima que se puede cobrar en créditos con tarjeta de crédito en Ecuador es de 17,3%.
  1. Pago diferido: El pago diferido se decide en el momento de la compra, cuánto puedes o quieres pagar cada mes y por cuántos meses. Vas a realizar ese mismo pago de forma mensual hasta cancelar el valor total de la compra.
  1. Pago mínimo: El pago mínimo es la cantidad más pequeña requerida por la institución financiera o emisor de tu tarjeta, para mantener tu crédito vigente y no reportarte en mora.
  1. Tasa de interés por mora: Es una tasa de interés adicional, autorizada y regulada por la Superintendencia de Bancos, que se cobra por pagos atrasados.
  1. Gastos de cobranza: Son un gasto asociado con la recuperación de los pagos atrasados.
  1. Detalle de transacciones: Cada mes sugerimos revisar esto en detalle y guardar todos los recibos de los consumos hechos con la tarjeta. Así, cuando llegue el estado de cuenta, puedas comparar los recibos con la información de esta sección.
Conoce sobre el pago mínimo de tu tarjeta de crédito

Conoce sobre el pago mínimo de tu tarjeta de crédito

Crédito General

Pagar el saldo mínimo de tu tarjeta de crédito suele sonar tentador, ya que son pagos pequeños fáciles de cubrir, y te hacen sentir como si tuvieras tus finanzas bajo control. Incluso podrías llegar a pensar cómo alguien pagaría más del mínimo requerido, si el banco sólo exige una pequeña cantidad para estar al día.

Conoce más sobre el pago mínimo y evita caer en situaciones indeseables para tus finanzas.

¿Qué es el pago mínimo?

El pago mínimo es la cantidad más pequeña requerida por la institución financiera o emisor de tu tarjeta, para mantener tu crédito vigente y no reportarte en mora. Este monto lo puedes encontrar en tu estado de cuenta mensual.

 

¿Qué pasa si solo pagas el pago mínimo?

Si decides sólo pagar el mínimo en tu tarjeta puedes demorarte varios años en liquidar tu deuda. Se recomienda utilizarlo en ciertas ocasiones. Hay momentos en los que la situación financiera del hogar es complicada y no se llega a pagar el saldo total, en este caso se puede pagar el mínimo, pero debe ser temporal, no hacer una costumbre.

Si tus deudas son demasiado altas que ya no te queda otra opción más que pagar los mínimos te recomendamos refinanciar tu deuda y dialogar con tu institución financiera sobre tu situación. Si decides obtener un nuevo crédito para pagar esa deuda, debe permitirte pagar en menos tiempo, y con pagos mensuales iguales o menores a los que realizas actualmente pagando solo el mínimo.

 

Puntos importantes si utilizas el pago mínimo:

  1. Utiliza sólo en casos de emergencia: Paga el mínimo para no afectar tu historial y evitar los intereses de mora. Úsalo únicamente si tienes algún imprevisto que te impida cubrir el pago completo de tus consumos en tu tarjeta de crédito.
  2. Conoce cómo se calcula el porcentaje de tu pago mínimo: Averigua con tu banco qué porcentaje de tu pago mínimo será para el pago de capital. Te permitirá tener un mejor panorama sobre tus deudas.
  3. Paga más del pago mínimo: Realiza tus pagos completos cada mes, incluso el total de tu deuda. Esto evitará los altos intereses, comisiones y recargos.

 

Razones para evitar pagar el mínimo:

  1. Pagarás más intereses: Tendrás que pagar mucho interés por la deuda de tus tarjetas de crédito. Si sólo realizas el pago mínimo cada mes, la mayor parte de tu dinero se irá a pagar los costos de interés, y sólo se va a reducir el capital en una pequeña cantidad.
  2. Te demorarás demasiado tiempo en pagar: Pagando sólo los mínimos de las tarjetas vas a sentir como si las estuvieras pagando por el resto de tu vida. Te tomará años pagar la deuda y pagarás un monto que puede llegar a ser varias veces mayor a la deuda original.
  3. Será más difícil obtener nuevos préstamos: Si deseas obtener otro préstamo, es muy difícil que lo consigas con este comportamiento de pago de tu crédito actual. Si pides un préstamo, la institución financiera va a evaluar tu capacidad de pago y será difícil calificar como candidato debido a tu historial.

 

Recomendaciones para evitar pagar el pago mínimo:

  1. Gasta menos, encuentra espacios para postergar, reducir o eliminar gastos mensuales. Usa este dinero para pagar tu deuda con tu tarjeta de crédito.
  2. Paga siempre más del mínimo. Incluso pequeñas cantidades hacen la diferencia.
  3. Evita la tentación de endeudarte de nuevo después de haber pagado tus deudas, y evita seguir acumulando deudas mientras te encuentra en el proceso de pago.

 

El pago mínimo es un recurso para casos de emergencia que te permite mantener vigente tu crédito. Si recurres a este instrumento debe ser porque no puedes pagar el saldo total, esta debe ser la excepción más no la regla. Toma control de tus deudas y cuida tu situación financiera.

Cinco alertas financieras que pueden poner a prueba tu relación

Cinco alertas financieras que pueden poner a prueba tu relación

General

En una relación llega un momento en el que tendrás que enfrentar verdades sobre la situación financiera de tu pareja, algunas más complicadas que otras.

Te presentamos algunas alertas que pueden tener un impacto en si tú y tu pareja tendrán un futuro financiero sostenible juntos.

  1. Niveles de endeudamiento críticos en la tarjeta de crédito

Hay algunas causas para tener una deuda en la tarjeta de crédito – pérdida de empleo, un gasto imprevisto sin contar con un fondo de emergencias, y descontrol en las decisiones de gasto. Debes preocuparte aún más cuando tu pareja está usando el cupo de la tarjeta como si fuese dinero en efectivo y no hace esfuerzos para pagar la deuda.

Alerta: Las personas pueden estar endeudadas, no es una razón para dejar una relación. Es importante conversar sobre cómo llegaron a ese nivel de endeudamiento y hacer un plan en conjunto para librarse de las deudas. Trabajar juntos para bajar el nivel de endeudamiento puede ayudarles a fortalecer su relación.

  1. Tendencias de gasto

Las parejas tienen diferentes hábitos de gasto, pero si te asustas cada vez que tu pareja llega a la casa con una bolsa de compras, es una situación para considerar ya que tal vez no están la misma página en temas financieros.

Alerta: Toma acción si vives una situación similar a tiempo, antes de que se convierta en una pelea. Muchas parejas establecen una regla de consulta: si una compra sobrepasa cierto monto, la pareja debe avisar a la otra antes de hacer el gasto. Este sistema permite tener libertad, pero con una notificación en ciertos casos.

  1. El síndrome de “no tengo para pagar”

Si te encuentras con que tu pareja tiene que pedir constantemente a sus familiares y amigos que le presten dinero porque no tiene para pagar sus gastos (y no les paga de vuelta), la situación es menos sostenible.

Alerta:  Si este comportamiento surge a pesar de que tiene dinero en el banco, entonces es momento de que tu pareja comience a ser responsable de sus gastos. Sin embargo, si esto está pasando porque hay una verdadera necesidad, entonces debes estar listo/a para escucharle sin juzgar. Ofrece tu ayuda para guiarle en sus finanzas, creen un presupuesto, o si es necesario apóyale para que acuda a un experto en finanzas personales.

  1. Constante búsqueda de empleo

Todos pueden perder su empleo alguna vez. Pero, si tu pareja tiene un patrón de no tener un trabajo estable por un período considerable de tiempo, es momento de tener una conversación.

Alerta:  Antes de asustarte, mira la foto completa. ¿Trabaja en una industria donde su posición o profesión ha sido eliminada? ¿Ha sido despedido por alguna causa en particular, o renuncia porque no le gusta? Conversa con tu pareja sobre tus preocupaciones y ofrécele tu apoyo si la situación es manejable. Si es un patrón en el cual difícilmente habrá cambios, analiza bien si te conviene en el largo plazo.

  1. Mentir regularmente

El manejo de finanzas en pareja es cuestión de honestidad, si te encuentras con que tu pareja te ha mentido constantemente sobre su situación financiera y no es sincero, esto va más allá de las finanzas y recae en la confianza.

Alerta: Trata de tener una conversación sobre su situación financiera. ¿Qué tan honesto y transparente ha sido tu pareja sobre sus finanzas? Si pueden llegar a un equilibrio y comenzar desde cero para solucionar los problemas, está bien. Pero, si encuentras resistencia o pero aún más mentiras, entonces confiar en tu pareja a futuro puede ser aún más difícil.

 

Fuente: Learnvest

Deja de hacer estas cosas si estás intentando pagar la deuda de tu tarjeta de crédito

Deja de hacer estas cosas si estás intentando pagar la deuda de tu tarjeta de crédito

Crédito General Uncategorized

Si finalmente has decidido tomar en serio tu deuda con tu tarjeta de crédito, entonces debes estar pagando más de mínimo cada mes con el objetivo de que la deuda llegue a cero lo más pronto posible. Si esta es tu situación, felicitaciones, has tomado el camino correcto.

Sin embargo, un correcto plan de pagos incluye conocer aquellos errores que debes evitar para no reducir o revertir el progreso que has hecho.

A continuación, te indicamos los errores que las personas cometen mientras tratan de pagar sus deudas con tarjetas de crédito:

  1. Usar las tarjetas de crédito para pagar todo

Este es un gran error, porque resulta muy fácil acceder a la tarjeta para pagar cosas como una visita al supermercado o el pan en la panadería. Es mucho más difícil pagar tus deudas si sigues aumentando tu saldo cada mes.

El principal problema es que cuando pagas tus compras con una tarjeta, se vuelve más difícil rastrear todos tus gastos. Te encontrarás con un saldo a final de mes que no podrás pagarlo en su totalidad.

La mejor forma de prevenir este error- Haz un presupuesto que incluya tus gastos fijos y variables, tu ahorro y tus pagos de deudas, de esta forma no gastarás más de lo que puedes cada mes.

Si quieres ser un poco más estricto, desvincula a tus tarjetas de cuentas en aplicaciones, páginas web, etc., evita ir a lugares donde usas la tarjeta; y si esto no funciona, puedes literalmente congelar tus tarjetas en el congelador.

  1. Usar las tarjetas como un fondo de emergencias

Una de las consecuencias de no contar con un fondo de ahorro para emergencias, es que cuando un imprevisto ocurre, tienes que usar la tarjeta para poder cubrirlo.

Es por esto por lo que es sumamente importante construir un fondo de al menos un mes de tu sueldo antes de comenzar a querer deshacerte de tus deudas con la tarjeta. Una vez que estés progresando en pagar tu deuda, debes continuar en la construcción del fondo hasta llegar al menos a tener seis meses de tu sueldo. De esta forma, la próxima vez que tengas que hacer un gasto de sorpresa o estés en una situación apretada con tus finanzas, puedas utilizar tu fondo en lugar de usar la tarjeta.

  1. Pagar demasiado rápido la deuda

A pesar de que suene contraintuitivo, puedes terminar perjudicándote y afectando tus finanzas si comienzas a destinar todo a tu deuda, y no dejas el dinero suficiente para cubrir gastos necesarios como alimentación o arriendo.

Tener que usar nuevamente tu tarjeta de crédito después de haber pagado la deuda, pero con tus finanzas en aprietos, te llevará a un ciclo de pagar-gastar-pagar. Para evitar esto, debes asegurarte de que tus pagos de la deuda estén en niveles que puedes administrar y que te dejen con el espacio suficiente para cubrir otros gastos y ahorrar.

  1. Pagar tu deuda con otra deuda

Cuando tienes varias deudas en tus múltiples tarjetas de crédito, sacar otro crédito para pagarlas, para que de esta forma tengas que hacer solo un pago mensual puede ser una práctica simple y eficiente. Sin embargo, el problema está en que, si no pones en orden tus hábitos de gastos, ver un balance de cero en tus tarjetas puede hacer que regreses a utilizarlas.

Otro punto para considerar es que, aunque tengas un crédito con buenas condiciones, tu cuota mensual puede ser más alta de lo que puedes cubrir, llevándote nuevamente al ciclo de pagar-gastar-pagar. Si decides ir por este camino, analiza bien la situación financiera a la que te enfrentarás para ver si te conviene o no.

 

Fuente: Learnvest