Qué hacer si te desviaste de tus metas anuales

Qué hacer si te desviaste de tus metas anuales

Cuando comienza el año tienes muchas metas financieras en mente. Planificas gastar menos, ahorrar más, comenzar a ahorrar para el retiro y crear tu fondo para imprevistos. Ahora, que ya han transcurrido algunos meses del año, ¿cómo van tus metas?

Si esta pregunta te hace sentir un poco decepcionado, no te preocupes, te entendemos; puede ser que tus metas fueron muy ambiciosas o que tuviste algunos imprevistos durante este año que te desviaron del camino para conseguirlas.

Ahora que ya han transcurrido algunos meses, puede ser que te sientas rendido y esperas que se acabe el año para plantearte nuevas metas el próximo. Pero, no te rindas aún, no es tan tarde para poder conseguir tus metas de este año.

Paso 1: Descubre qué tan desviado del camino estás

Antes de realizar un plan para encaminarte para conseguir tus metas, debes identificar qué tan desviado estás del camino. Por ejemplo, si tu meta del año era incrementar tu patrimonio, calcula tu patrimonio actual sumando todo el dinero que tienes en tus cuentas bancarias, inversiones, bienes y restando tus deudas. Si tu meta era disminuir las salidas a comer fuera de casa, revisa cuánto has gastado en este rubro durante el año, revisa tus estados de cuenta o estima cuándo has gastado cada semana. Si tu meta era pagar tus deudas, chequea cuánto estás debiendo al momento.

Analiza toda tu información financiera que tengas disponible para conocer cuál es tu panorama financiero actual.

 

Paso 2: Identifica por qué te desviaste del camino

Ahora que ya conoces los números, es momento de hacerte un autoanálisis para conocer qué fue lo que te hizo desviar del camino. Podrás identificar una causa específica, puede ser alguna emergencia o imprevisto que te ocurrió durante el año.

Pero, si no eres capaz de identificar una causa, puede ser que nunca tuviste un plan en marcha para conseguir tu meta. En su mayoría, la gente se propone metas muy generales, como: “Quiero ahorrar mucho dinero”, pero no tienes una idea clara de cómo lo vas a conseguir. O puedes haberte propuesto disminuir los gastos en el supermercado, pero no fuiste muy específico en cómo lo lograrías, ni te planteaste un monto de cuánto quisieras gastar.

En el caso de que sí hiciste un plan, puede ser que no fue sostenible en el largo plazo. Puede ser que fuiste muy general y no identificas los detalles o un plan de acción para conseguir la meta.

Si identificas las razones por las que no estás consiguiendo tus metas, puedes comenzar a trabajar en el siguiente plan de ataque para poder alcanzarlas.

 

Paso 3: Presiona el botón de reseteo

Dependiendo de qué tan lejos estés de alcanzar tu meta, valdría la pena que revises nuevamente tus metas financieras para convertirlas en metas más razonables y alcanzables.

Utiliza la técnica SMART, que dice que tus metas deben ser específicas, medibles, accionables, realistas y con una temporalidad. Por ejemplo, si tu meta para el año fue ahorrar más dinero, la puedes convertir en una meta SMART si la redefines: “quiero ahorrar $100 dólares mensuales en mi cuenta de ahorros en los próximos 6 meses, y tener $600 para irme de vacaciones a la playa con mi familia por fin de año”

 

Paso 4: Define metas semanales

Muchas veces, la gente se desvía de sus metas porque no rastrean su progreso con mayor frecuencia. Desarma tu meta del año en metas más pequeñas que puedas rastrearlas con mayor periodicidad, como cada semana.

Por ejemplo, si tu meta financiera fue no gastar más de $200 mensuales en gastos discrecionales (restaurantes, ropa, conciertos, fiestas), será más fácil planificar no gastarás más de $50 cada semana. Esto te facilitará dar seguimiento a tus gastos, ya que puedes identificar cada semana cuánto dinero destinaste a estos gastos y tomar correctivos si te desviaste.

 

Paso 5: Automatiza lo que puedas

Evalúa lo que puedas automatizar para alcanzar tus metas de forma más fácil. Por ejemplo, puedes programar pagos automáticos de tus tarjetas de crédito para disminuir tus deudas y no pagar los mínimos, o programar débitos de ahorro de tu ingreso mensual hacia una cuenta de ahorros.

 

Aún no es tarde para retomar el camino para conseguir tus metas. Pon en práctica estos consejos y mira cómo alcanzas tus metas propuestas.

 

Tomado y adaptado de: www.learnvest.com

General Planificación y Presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam